Inicio Actualidad Calidad en centros y servicios de atención social

Calidad en centros y servicios de atención social

0

La certificación es un proceso que, sin duda, aporta ventajas y valor a las empresas, al contribuir a mejorar sus procesos básicos, sus productos y servicios y su gestión, así como a reforzar sus oportunidades comerciales, al  constituir un elemento diferenciador en el mercado, que contribuye a mejorar la imagen de productos y servicios y que genera confianza entre clientes, consumidores y autoridades.

Sin embargo, muchas empresas desconocen cómo elegir a la entidad de certificación y, sobre todo, cómo deben hacerlo para asegurarse de que sus certificados tengan el necesario reconocimiento en el mercado, tanto nacional como internacional.

Los requisitos que deben cumplir las entidades para ofrecer el servicio de certificación están establecidos en las normas internacionales ISO de la serie 17000, que, salvo en casos determinados, son de carácter  voluntario. En el mercado operan empresas que se presentan como entidades de certificación sin cumplir con dichos requisitos, por lo que no es posible saber si su estructura y actuación siguen pautas internacionalmente admitidas, ni si disponen de la independencia, los medios y el personal con la competencia necesaria para ofrecer el servicio.

Leer más:  La Comunidad de Madrid entrega a la parroquia de Maudes una maqueta para que sus feligreses sordociegos conozcan la iglesia de forma táctil

Para contar con las máximas garantías y que este servicio de certificación se convierta en una inversión para la empresa, esta debe exigir que la entidad de certificación y sus auditores sean competentes y que conozcan en profundidad el entorno en el que se desarrolla su negocio y sus especificidades y procesos críticos; solo así podrán recibir un servicio profesional y constructivo de los principales problemas y puntos débiles que puedan afectar a su sistema, permitiéndole mejorar sus procesos. Por ello, recomendamos a las empresas que elijan una entidad de certificación acreditada.

Al optar por entidades de certificación acreditadas y reclamar certificados que incluyan la marca de ENAC, la empresa tendrá la confianza en que esa entidad ha demostrado, para esa actividad concreta, estar alineada con los requisitos internacionales. y disponer de la necesaria independencia y solvencia técnica para ofrecerle ese servicio. ya que habrá superado el riguroso proceso de evaluación de ENAC, en el que intervienen expertos técnicos en la actividad a evaluar y que tienen el conocimiento suficiente como para emitir un juicio profesional sobre si dicha actividad se está ejecutando con el nivel de competencia y calidad exigible.

Leer más:  La Comunidad de Madrid financiará extraescolares y abrirá los colegios públicos en días no lectivos a partir del próximo curso
- Te recomendamos -
Artículo anteriorProtectorado de Fundaciones de la Consejería de Vivienda, Transportes e Infraestructuras
Artículo siguienteSistema de Información Territorial (Visor SIT)