Inicio Actualidad Curso de promotores de actividad física

Curso de promotores de actividad física

0

En la formación reglada del ámbito de la actividad física y el deporte, los contenidos enfocados hacia el concepto de “Actividad física y salud”, suelen estar centrados en la prescripción del ejercicio, a su evaluación, y al análisis de los beneficios que conlleva su práctica.

Por otro lado es habitual que el desempeño de los técnicos deportivos se centre prioritariamente en el desarrollo y gestión de programas: de actividad física/deportiva normalizada (escuelas deportivas infantiles o de adultos), de un catálogo de servicios ciertamente preestablecido (uso libre y actividades dirigidas), así como de eventos asociados a todas estas actividades.

Es decir, nos encontramos ante expertos en diseñar, desarrollar y gestionar acciones deportivas orientadas eminentemente a la población activa, pero que no necesariamente desarrollan proyectos innovadores de cara a la captación de población sedentaria.

Si bien no se trata de un hecho deliberado, ya que generalmente cualquier actividad está abierta tanto a personas activas como no activas, esta circunstancia tiene su relevancia si tenemos en cuenta que una de las principales barreras de acceso a la práctica deportiva, es que en ocasiones la oferta tradicional de servicios deportivos no resulta atractiva a ciertos sectores de la población, y que el nivel de adherencia a los mismos es claramente mejorable.

Nos referimos sobre todo a personas a las que realmente el deporte no les motiva especialmente, o que no han tenido experiencias previas positivas que le ayuden a volver.

Como efecto inmediato, podemos ver que la tasa de población que practica actividad física de forma regular no se incrementa de forma significativa y que los flujos de usuarios que acuden a instalaciones deportivas constituyen ciertamente un proceso endogámico, donde existe una alta rotación de usuarios entre actividades e instalaciones deportivas, y en el que apenas entran nuevos participantes que alcancen una adherencia mínima a la actividad.

En este sentido parece necesario reforzar y focalizar la formación de los profesionales del ámbito deportivo, en la creación de propuestas innovadoras y en el desarrollo de estrategias que promuevan la participación y mejoren la adherencia, de aquellos sectores de la población con mayor incidencia de sedentarismo, contribuyendo, en definitiva, a incrementar el número de ciudadanos que practican actividad física en la región.


- Te recomendamos -